Que hay que soltar la idea de cómo eran las cosas hasta ahora, porque las cosas no son más como eran hasta ahora. Que la incertidumbre es un dato que estuvo siempre, sólo que hoy se hizo realidad eso que sabíamos, pero jugábamos con que no iba a pasar. Que debemos tener una gran flexibilidad, porque "se va al tacho" quien no puede reinventarse. Entonces, hay que “estrujar el trapo” y ver qué sale. Que hay que estar muy atentas a que la ansiedad no se haga crónica porque tiene consecuencias feas. Que hay que poder entregarse a lo desconocido, al no-control, entender que nada es absoluto, que hay que tener paciencia, calma, desapego a los planes.

Que es momento de hacer proyectos sin tanta proyección enorme, que no requieran de muchos intercambios, ni de muchos ingredientes: para que si se caen no sea difícil levantarnos. Que estamos en un momento donde se hace muy necesario respetar lo que sentimos. Que hay que tener un  conocimiento muy profundo de “con qué se cuenta": a veces hay capacidades que tenemos, y que por ahí dejamos de usar, y pueden ser una gran habilidad. Que es muy importante que seamos flexibles, y podamos adaptarnos. Que tengamos mucha creatividad, y no saquemos conclusiones rápidas. Porque las variables cambian y porque finalmente algunas ya cambiaron, y quizá cambiaron para siempre.

Que hay una cuestión vinculada con el consumo que está siendo revisada. Y tiene que ver con el consumo más responsable, más eficiente, más inteligente (consumo de objetos y de nuestra propia energía). Que cuando estamos exhaustas, debemos bajar la velocidad. Y que cualquier actividad que nos permita estar en tiempo presente, nos va a calmar (es una búsqueda muy personal). Que es muy importante que no nos peleemos con lo que sucede. Lo que sucede, sucede. O como bien dice la frase: “Lo importante no es lo que pasa, sino lo que hacemos con eso que pasa”. ✨
.
Gracias Claudina Kutnowski por inspirarme y hacerme pensar tanto en esta nota que hicimos para @soymujer.tv (está completa en la web), sobre el contexto que nos toca vivir.

                                   ¿Cuál de todas estas ideas les resuena más?