Cómo armar la valija de viaje

Nota para el blog de Eau Thermale Avene

Llega el momento de viajar, y armar la valija es todo un tema: cómo optimizar espacios, cómo hacer para llevar la ropa justa, qué no nos podemos olvidar. Charlé con Marietta Vitale, organizadora profesional, y me saqué todas las dudas (Ahora me falta ponerlo en práctica)

Marietta, contame un poquito de vos
Soy unas de las principales referentes en organización y orden de espacios de Argentina.  Hoy tengo mi propia empresa de organización y orden de viviendas, oficinas y locales comerciales, desde la cual ayudo a mejorar la calidad de vida de las personas a través del orden de los ambientes. También hace unos meses saqué mi libro “Terapia del Orden”, con ejercicios prácticos para organizar espacios y tener una vida más plena.

¿Por qué es tan importante armar bien nuestra valija de vacaciones?
Mi filosofía es que “Una casa ordenada, es una mente ordenada” y a partir de allí, todo lo que se deriva a nuestra vida diaria es una extensión de lo que suceda en nuestro hogar. Las vacaciones, no son una excepción. La buena organización de estos días tan anhelados son la base de su éxito. El orden nos ahorra tiempo y dinero. Saber qué tenemos que llevar, anticiparnos y tener todo listo con tiempo también es una forma de disfrutar y no hacerlo a último momento. Yo soy de las que piensan que el viaje comienza una vez que nos reservamos los días o compramos los pasajes. A partir de allí, es todo disfrute.

REGLA DE ORO DE MARIETTA: Cuanto menos equipaje llevamos, más livianas vamos por la vida. Al armar la valija, hay que ponerse firme y preguntarse: ¿De verdad lo necesito llevar?

¿Qué llevar sí o sí en verano?
Como dice mi abuela “nunca vayas al mar sin abrigo” y lo repito porque siempre tiene razón. Una camperita aunque sea liviana es fundamental si nos vamos a la costa. Luego, empezar a pensar qué vamos a llevar desde los pies hasta la cabeza (literal). En la lista de sí o sí, todo lo que son medicamentos o cuidados personales (cremas faciales, corporales) o los analgésicos que solemos tomar (para el dolor de cabeza, por ejemplo) son fundamentales. También traje de baño y ojotas. Protección solar y post solar. Gorra o sombrero y anteojos de sol. ¡Un buen libro! Y un pareo o una buena lona en la que entre toda la familia.

¿Qué cosas podemos dejar o no son tan importantes?
Aquí es muy importante dejar de lado el “por las dudas” porque si no, embalamos toda nuestra casa.

¿Cómo lograr que no nos vuelva a pasar eso de que “llevo de todo y al final no uso nada”?
Mi consejo es llenar la valija un 60 por ciento (no al 120 por ciento), así tenemos ese 40 por ciento restante para poder manipular: poner y sacar con facilidad. La misma estadística es la que utilizo para las casas. Pensando en este número, uno actúa con más cautela.

¿Conviene hacer una lista primero y después ir haciendo la valija y tachar?
Mi principal tip a la hora de viajar es tener nuestro check list de todo lo que tenemos que llevar, siempre listo. Además, tengo en mi casa una caja destinada para “VIAJE”. Allí pongo desde los organizadores que utilizo para armar la valija, mis necessaires, bolsas para zapatos, enchufes universales y hasta mapas (¡impresos!) de las calles y transportes de las principales ciudades que visito regularmente. De esta manera, junto a mi check list de viajes y sacando cada una de las cosas que tengo en mi “caja de viajes” es imposible que me falte algo.

¿Y cómo armarla? ¿Hay que pensar por outfits, o solo la ropa que nos gusta y después armamos los conjuntos en el destino?
Para el outfit, lo fundamental es seguir el pronóstico en el lugar de destino. Aunque en algunos lugares siempre puede variar. Por ejemplo, aunque veamos lluvia toda la semana, igual llevemos el protector solar y el traje de baño. También hay que pensar la cantidad de días que vamos a viajar y el tipo de actividades que vamos a hacer: si vamos a hacer caminatas, un buen calzado, si vamos a estar en el mar, salidas de playa.

¿Y en cuanto a la vestimenta?
En cuanto a la vestimenta es algo muy personal. Pero aquí algunos consejos:
  • Llevar prendas de colores neutros: negro, gris, blanco, estos nos permite armar conjuntos versátiles.
  • Preferentemente que sean de materiales de algodón o modal (no se arrugan) y que puedan realzarse con complementos y accesorios tipo bijou, que ocupan poco espacio.
  • Pensar en qué nos vamos a poner cada día repitiendo las prendas pero en diferentes combinaciones.
  • Si se trata de un viaje largo, hay que evaluar qué ropa es más fácil lavar en el destino, para no tener que llevar tantas prendas distintas.
  • Pensar en ropa cómoda para el día de viaje y en un calzado cómodo y cerrado. ¡Nunca lleves zapatos o zapatillas sin estrenar a un viaje!

¿Qué tipo de valija conviene elegir si tenemos que comprar? ¿Y si es un bolso?
Un carry on chico es fundamental. Digo “chico” porque no hay que guiarse por las medidas estándares ya que para vuelos domésticos y en algunas aerolíneas estas medidas se superan y luego te llevás la sorpresa de que tenés que despacharla. También recomiendo tener una valija mediana. Las grandes son muy difíciles de manipular y a veces no entran en algunos baúles y puede ser un problema. Los bolsos con rueditas son ideales: los podes arrastrar y no cargas el peso. Un consejo es llevar siempre una mochila, es más cómodo para caminar y muchas veces más seguro que una cartera. Y si alquilamos una bici o moto nos salva.


Si querés contactar a Marietta, te paso sus datos:

Web: www.mariettavitale.com
Mail: info@mariettavitale.com
IG: @mariettavitale

Aitue: Sanar cuerpo + mente + alma

Ella es Georgina D'Angelo ("Geo" para los amigos), y desde hace unos años se dedica a la Terapia Floral. Como casi todo en esta vida, no es algo a lo que haya llegado de casualidad, sino por total "causalidad". Me contó que después de una neumonía que le hizo conocer lo más invasivo de las prácticas medicinales alopáticas, su vida hizo un click. Anduvo y desanduvo caminos, y hoy se dedica a la difusión de la medicina natural como herramienta para sanar cuerpo, mente y alma.

¿Cómo lo hace? Elabora productos fitoterapéuticos como tinturas madres, cremas medicinales, y almohadillas con semillas. Además, dicta talleres de Botiquín Natural Fitoterapéutico, dirige un espacio de salud natural (Casa Aitue), y trabaja para integrar la medicina natural a nuestra vida cotidiana, con la creencia de que podemos ser responsables de los procesos internos que nos llevan a crear nuestra salud y bienestar. Esto último me encantó.


Geo, ¿Por qué elegiste las plantas?
Las plantas estuvieron en mi vida desde siempre, pero no fui consciente de eso hasta hace unos años. Tuve muchos trabajos, muchos proyectos de diversos rubros, pero ninguno me hacía sentir que estaba cumpliendo mi misión. Esa era la pregunta más recurrente: ¿Para qué estamos todos acá? ¿Qué vinimos a hacer a este mundo? Y esa info llegó en plena incertidumbre, en pleno estado de vacío interior, como a veces nos sentimos en el momento previo a un gran cambio.

¿Qué sentiste en ese momento?

Entendí que el cuerpo es el mensajero de un gran complejo de emociones y vivencias, a las que a veces no podemos ponerle palabras. Por eso manifestamos síntomas y enfermedades. Las Flores de Bach me enseñaron tanto sobre eso que ya no puedo mirar la vida si no es a través de la lectura floral. Todo encontró sentido.

¿Que es la Terapia Floral Bach?
Es un sistema de sanación vibracional creado originalmente en Inglaterra por el Dr. Edward Bach, y actualmente extendido y validado en todo el mundo. Además de las Flores de Bach existen muchos otros sistemas complementarios como las Flores de California, Flores de Bush, etc. La clave es aportar la vibración positiva de las flores y elementos de la naturaleza en nosotros, para que resuenen con nuestra propia vibración energética. De esta forma transformamos emociones negativas en positivas para la armonía del cuerpo, la mente y el alma.

¿Y esto cómo se hace?
Esto se hace a través de las esencias florales que el terapeuta selecciona en la consulta, a partir de lo que se quiere armonizar. Siempre lo complemento con elementos astrológicos orientativos de la propia carta natal, para profundizar en el camino del autoconocimiento y la sanación. Al identificar el origen y tomar conciencia de nuestras emociones, se liberan los bloqueos, los miedos, la ansiedad y todo aquello que nos limita o angustia en un camino de evolución integral.


Contame de tu último lanzamiento  "Alquimia Interior"
Lo lancé el año pasado. Son nueve exclusivos preparados de esencias florales (Sistemas florales de Bach, California y Mapuches) y esencias planetarias, pensados para acompañar amorosamente diferentes momentos personales que estemos atravesando, y para ayudarnos a desarrollar todos nuestros potenciales evolutivos. Cada uno de ellos está pensado con mucho amor. Son el salto que a veces necesitamos para activar cambios y crecimiento, que luego se pueden complementar con una terapia floral personalizada. Vienen en frascos con gotero de 30cc, y duran aproximadamente tres semanas.

¿Cuáles son los nueve?
ALEGRÍA – FE – CREATIVIDAD – RETORNO DE SATURNO – VALOR – BÁLSAMO PARA EL ALMA – FOCO – SANADOR INTERNO – SERENIDAD. Pueden leer más acerca de los beneficios de  cada uno acá.



¿Cómo concebís vos la enfermedad?
La enfermedad no es otra cosa que desarmonía, desequilibrio entre nuestro cuerpo, mente y alma. Es incoherencia, sentir una cosa pero hacer otra, no darnos espacio para procesar las emociones, es desconectarnos de nuestra más íntima esencia. Nuestra alma encuentra en la enfermedad la manera más eficaz de avisarnos que no estamos viviendo en armonía, que nuestra esencia no está siendo cuidada.

¿Y qué sería estar sanos?
Sanar es un acto de amor propio, de valentía, y de un proceso de profundo aprendizaje. Es empoderarnos, volver a conectar con la fuerza de nuestro cuerpo como sistema perfecto que se autoequilibra si uno sabe acompañarlo desde el pensamiento, la emoción y la acción. Sanar es ver mis sombras, aceptarlas,y realizar acciones que nos corran de esos lugares tóxicos o que nos limitan. También es establecer hábitos de vida saludables, rodearse de gente afín que inspire, es estar conectado con uno mismo y con el mundo que nos rodea.

¿Cómo pensás el 2018 en Aitue?
Nuevas herramientas se fueron incorporando en este último tiempo: astrología, estudios de alquimia, biodescodificacion; y seguirán sumándose más, porque Aitue y yo somos así: buscadores de la salud y el bienestar desde sus múltiples facetas. Amo mi labor, amo poder encontrar una profunda conexión con el reino vegetal aunque viva en una gran ciudad, y amo poder compartir en este espacio con ustedes todo lo que aprendí, lo que me sana, lo que mejora mi vida, y nutrirnos entre todos como hermosa red que estamos armando.

Les sumo que Geo es un amor, y charlar con ella inspira mucha paz. Tiene un consultorio en el barrio de Palermo (Capital Federal), donde atiende y da cursos/talleres.  Los encuentros son una vez al mes y duran aproximadamente 40 minutos. También hace terapia floral vía Skype y dicta cursos on-line.

Cualquier duda, le pueden escribir a: aitueterapiasnaturales@gmail.com
Web: http://aitueterapiasnaturales.com/
Instagram: @aitueterapiasnaturales

Proyectá tu 2018

Nota para Lookeate, el blog de VER

Una vez leí que estamos en nuestro centro, cuando lo que hacemos, pensamos y sentimos concuerda. Tremendo desafío el de vivir al compás de lo que realmente somos. Y esta idea se me vino a la cabeza en Diciembre, cuando las redes estallaron con posteos, notas y mensajes sobre los balances del 2017, y los propósitos para el 2018. En medio de tanta información, sentí la necesidad de silenciarme. Como si tanto estímulo me generara el efecto contrario: contraerme, y esperar a que la cosa se calme para reflexionar sin tanto ruido.

Así que no crean que llegamos tarde con las reflexiones de cierre y principio de año, recién ahora puedo teclear con más conciencia (lejos del pan dulce, el arbolito, las reuniones de despedida, y las listas de “urgentes”).

En Enero la cosa se nos presenta como una nueva oportunidad: de almanaque, de arrancar agenda en blanco, de sentir que todo empieza de cero. Y eso nos invita a pensar. A querer rediseñar nuestras vidas, a hacer un parate y mirarnos. Estoy de acuerdo con que es solo un cambio de año. Pero me parece una linda excusa para volver a proyectarnos.

Una vez me dijeron que a la hora de planificar lo importante es tener en claro qué deseamos, pero no quedarnos solo con las ganas, sino convertir ese deseo en una meta. ¿Cómo? Justamente eso leí hace poco cuando abrí mi agenda 2018 de la marca Paprika (www.paprika.com.ar). Las dos emprendedoras detrás de este proyecto, proponen siete pasos para poner en marcha. Porque como dice la frase: “Del dicho al hecho, hay un largo trecho”. Los comparto con ustedes:

1-  Pensá lo que te gustaría tener, ser o vivir de acá a un año.

2-  Cuando lo hayas definido, escribilo. Porque mientras siga en tu mente, va a seguir siendo un sueño. Al escribirlo, lo convertís en algo específico y le das un lugar concreto en tu vida. Podés hacer un dibujo y pegarlo en algún lugar de tu casa donde lo veas con frecuencia.

3-  De ese sueño extraé tres objetivos clave para alcanzarlo, tres metas en las que vas a enfocarte para lograr lo que visualizaste. Éstas te dan un punto focal donde poner tu atención para concretar tu deseo.

4-  Averiguá por qué querés alcanzar eso. Meditá un poco sobre esta pregunta revisando lo que escribiste o dibujaste. Tener las razones, puede motivarte a levantarte cuando te sientas decaer, y a mantenerte en el camino.

5-  Cuando tengas las metas definidas, es clave que le pongas número de prioridad y las desgloses en los pasos o actividades más importantes para alcanzarlas. No hace falta que los pasos sean tan rígidos; pueden ser hábitos que te acerquen a esa meta.

6-  Encargate de tener anotadas en tu agenda, actividades que tengan que ver con las metas y hábitos que quieras/necesites incorporar.

7-  Revisá continuamente las anotaciones de tus proyectos y asegúrate de estar cumpliendo con cada paso. Esto te confirmará si vas por buen camino.

¿Qué les parece? A mí me encantó. Creo que sirve muchísimo para visualizar lo que queremos, ordenarlo y ordenarnos. Sólo le agregaría algo más: no carguemos los proyectos de tantas expectativas, propongámonos cosas realistas, que estén a nuestro alcance para que el impulso nos dure todo el año (y no se diluya en Marzo). Pero además, seamos flexibles a la hora de planificar. Convengamos que la vida no es tan lineal, y un buen propósito para el 2018 también puede ser aprender a reformularnos cuantas veces sea necesario.

#TeQueremosVer

Acá y Ahora

Nota para Lookeate, el blog de VER


Conectar. Estar presente. Desconectar. Escuchar. Mirar a los ojos. Compartir. Disfrutar. Dedicar. Calmar. Soltar. Ser.

Esto bien podría ser un manojo de palabras agarradas al azar, o también un síntoma y una necesidad de nuestra época. Me juego por la segunda. Es que hace tiempo que escucho cada vez más, acerca de lo difícil que es estar en el momento presente, disfrutando con todos los sentidos de lo que hacemos, sin dispersarnos, sin pensar en lo que viene, sin mirar las notificaciones del celular a cada rato. Más se usa la frase AQUÍ Y AHORA, y más cuesta cumplir con esa premisa. Más se habla de “conectar” y más nos desconectamos. ¿Les pasa?

Así que no fue casualidad que hayamos decidido dar esta nota en Diciembre. Porque la idea es que pensemos qué cosas podemos cambiar en nuestra vida cotidiana, para vivir estas fiestas más presentes. Y para que ese “vivir presentes”, se convierta en un estado, y no solo en un deseo.

Buscando la mejor manera de describir el concepto, llegó a mis manos un estudio del laboratorio Kimberly-Clark que me encantó. Ahí decía: “Mirar a los ojos. Escuchar atento. Entender qué le pasa al otro. Comprometerse con lo que está pasando. Aquí y ahora. Ser protagonista. Tener en claro qué es lo que no se negocia. Dedicar tiempo para sentir lo que nos rodea. Y a quiénes nos rodean. Cuidar a los que están cerca. Acompañar a los que están lejos. Poner el cuerpo. Ser cada vez más humanos. Estar cada vez más conectados. Vivir. Vivir Presente”. Creo que estas palabras sintetizan a la perfección lo que quiero transmitir (y vivir).

Para algunas el desafío tendrá que ver con “domar” la atención como dice Diego Kerner, autor del libro “Lunes felices”. Para otras será atender más de cerca las necesidades de sus hijos sin tanta distracción. Y estarán las que sientan el deseo de pasar más tiempo junto a quienes aman, con mayor disfrute. No nos olvidemos también, que técnicas como el yoga o la meditación mejoran nuestra calidad de vida, y nos vuelven al eje. O que actividades como el origami, el ajedrez, o la jardinería, son ideales para practicar esta idea de “enfocar nuestra atención en algo”. 

Todas sabemos que no es fácil, que la vorágine del día a día nos lleva a lugares y hábitos impensados, que el multitasking (hacer muchas cosas al mismo tiempo) lejos de resolver, nos complicó la vida. Que el celular nos acerca a quienes están lejos, pero cuántas veces nos desconecta de quienes tenemos enfrente (literalmente). Supongo que será cuestión de empezar a estar más atentas a lo que dice nuestro cuerpo, a ser más conscientes de lo que nos rodea, sentir la naturaleza, la respiración, y salir del piloto automático que nos lleva a hacer sin registro alguno.

Tal vez sea como dice el estudio, y el “vivir presentes” se transforme en una pregunta sobre cómo queremos administrar nuestro tiempo, nuestra energía y atención, para disfrutar más la vida. Buen propósito para pensar el 2018. ¿No?

Y así, presente, #TeQueremosVerFestejar
 

Volver a la esencia


Nota para Lookeate, el blog de VER

“Volver a la esencia”. “Volver a la fuente”. Son dos frases que escucho cada vez más. Es que siento que las mujeres últimamente tenemos una gran necesidad de volver a nosotras mismas. De conectarnos con aquellas que fuimos, con lo que fueron nuestras abuelas, con lo que tenemos escondido en algún rincón del alma y por distintos motivos perdimos.

Hace tiempo que pienso esto. Y creo que está muy relacionado a los nuevos roles que asumimos en la sociedad. Lo charlamos con Claudina Kutnowski de Glimar (ella asesora a personas que quieran rediseñar su carrera laboral: www.glimar.com.ar), y me decía algo interesante: que la evolución del lugar de la mujer en la sociedad se inició intentando igualar al hombre en cuanto a los derechos laborales, el tema es que esto se expandió e implementó como igualdad en todo, anulando varios aspectos de la femineidad que hoy estamos intentando recobrar. Ahí creo que está la punta del ovillo.

Si miramos a nuestro alrededor, muchas de las mujeres que hoy se lanzan a emprender un proyecto propio, lo hacen ligado a lo manual: coser, dibujar, tejer, pintar. Como si hubiera una reivindicación de las tareas que fueron dejadas de lado y descalificadas durante décadas. Hay toda una vuelta a eso que nos hace bien, a la necesidad de estar más tiempo en casa, a retomar el deseo postergado, a cocinar casero, cuidar las plantas, y a mirarnos desde un lugar más honesto y genuino.

Lejos de la moda “multitasking” (hacer muchas cosas a la vez), las tareas hand-made nos acercan al encuentro con nosotras mismas, al placer del producto que se inicia y termina en nuestras manos, y nos hacen estar en el tan preciado “aquí y ahora”. Y creo desde las entrañas, que no hay otra forma de crear que no sea conectada con nuestras emociones y sentimientos. Con lo que verdaderamente somos.

Clau me decía que venimos hace siglos peleando por ocupar lugares que nos hagan felices. Y que hubo una legión de mujeres que la pelearon duro para abrirse paso en espacios antes destinados sólo a los varones, que sufrieron la presión de tener que “sobresalir” para ser consideradas, y que vivieron más cerca del sacrificio que del disfrute. Por suerte en los últimos 10 años, muchas nos dimos el gusto de “protestar” un poco. De repensarnos e indagarnos aunque cueste, sin dejar de lado la independencia económica que va de la mano de otras tantas independencias, como dijo Claudina.

Por eso, ya sea que lo hagamos como hobbie, o que nos lancemos a la aventura de empezar un proyecto personal, la invitación es a que en ese deseo de volver a la esencia, podamos elegir desde lo más propio y auténtico. Desde aquellos lugares que nos convocan naturalmente. Conectándonos cada vez más con lo deseamos y SOMOS: #MujeresApasionadas 

Y ustedes… ¿Qué hacen para “volver a la fuente”?

© Paz Berri • Theme by Maira G.