Ballerinas con alma

Seguro tenés un par (o más) en el placard. Yo siempre fui fan y las uso con todo. Es que las ballerinas son taaan lindas y cómodas, que no hay quien se resista a sus encantos. Y más si están hechas artesanalmente, y tienen un manojo de emociones en cada suela. Como las de MIA & JANE, la marca de Malvina Isabel Acuña. ¿Querés que te cuente?


A ella la conocí hace unos meses cuando yo acababa de salir de un tema feo de salud. Y las vueltas de la vida (o de las redes), quisieron que nos encontremos. Así que cuando me contó que el proyecto estaba directamente ligado a la enfermedad y muerte de su mamá, y a su necesidad de transformar un dolor tan inmenso en algo lindo, la entendí con el alma. Porque en situaciones así, no nos queda más que reinventarnos y renacer.

"Estoy convencida que los momentos de tanto dolor, nos cambian absolutamente la forma de ver la vida. Nace una necesidad de reordenar prioridades, de disfrutar momentos que antes pasaban desapercibidos, y de buscar la felicidad todos los días, incluso en lo más simple".


Malvina es una emprendedora apasionada que siempre tuvo un amor especial por el calzado, y sobre todo por las ballerinas que eran las elegidas de su mamá. Por eso dice que MIA & JANE son zapatos con historia: la suya propia + la que les imprimen sus clientas. Todas están trabajadas con materiales nobles, cuero argentino seleccionado, intervenidas con cintas o piedras, y en colores, estampas y texturas súper originales.

Algo que me encantó es que se trata de un trabajo #handmade: hecho totalmente a mano, desde la elección de los materiales, hasta la construcción de cada par. Y esto hace que sean diferentes, porque van cargados de amor, respeto por el oficio del zapatero, y mucho cuidado. Los apliques (moños, pompones, encajes), llevan el mismo proceso: hechos uno a uno, con especial dedicación por los detalles, lo cual hace que no existan dos exactamente iguales.

"Creemos que las máquinas pueden reemplazar mucho en un proceso de producción, pero nunca van a poder transmitir ese amor que se imprime con las manos del artesano. Esto genera el alma del producto, le da vida,  y lo hace único. Ese proceso handmade, es el que cuidamos y respetamos, y el que nos inspira a seguir creando".


Charlando me tiró algunos tips para usarlas en cualquier momento del día. Y me contó que los apliques son intercambiables. Así que a un mismo par podés usarlo de día con algo más urbano como un moño de tela o cuero, y a la noche cambiarlo por otro con bordado o más brillo. ¿El resultado? Dos looks con un mismo calzado.

"Las ballerinas son ideales para usar con un jean al tobillo recto o skinny, o un pantalón cigarette, y sin duda quedan divinas con una pollera corte A. Pueden llevarse con o sin medias (translúcidas o con fantasias), dependiendo la época del año o el look. Son tendencia a nivel mundial, incluso ya son una opción en bodas y fiestas".



Le pregunté cómo es esto de vivir de lo que ama, y qué mensaje le daría a otras emprendedoras. Como ya escuché alguna vez, me habló de perseverancia y constancia, dos palabras claves. Pero además, me dijo que si bien no es un camino fácil, las satisfacciones que trae son muchas como para no intentarlo.

"Hoy ya pasaron casi siete años desde esos primeros 60 pares que hicieron nacer la marca. En el medio transité muchos estados: desde la euforia absoluta, hasta la frustración cuando las cosas no salían como esperaba. Igual siempre tuve presente mi objetivo, ese que me motivó para iniciar MIA & JANE, un proyecto lleno de creatividad que transforma una historia de dolor en fuerza, esperanza y motivación"
💗

Podés seguirla en FB o en Instagram y enterarte de todas las novedades. Y también, visitar el showroom que tiene en Recoleta (Capital Federal). ¡Después contame!




Arte (y remeras) felices

Siempre creí en esa frase que dice que la creatividad es 10 por ciento inspiración y 90 por ciento transpiración. Es que cuando conocemos almas creativas, o proyectos que tuvieron éxito, nunca imaginamos todo el trabajo que hay detrás. Eso pasó por mi cabeza cuando llegué a Vir Borri, una artista y diseñadora cordobesa, que imprime color + amor + felicidad en cada remera y obra que hace. Porque ella es lo que crea. Y esto hoy es un gran valor, no digan que no.


Empecemos por las remeras. La marca se llama "Art Lovers" porque está pensada para las amantes del arte: del arte de vivir, de cocinar, de cantar, de bailar, de decorar...para las artistas de la vida cotidiana (la que se sienta identificada que levante la mano...🙋). Son blancas, de excelente calidad, con estampas en vinilos, otras intervenidas con pintura a mano, algunas con bordados, y las últimas que lanzó, en colores híper-flúo (es que si no hay flúo, no es de Vir Borri).  Todas oversize, bien cómodas. Hace colecciones cápsulas de 30 prendas cada 50 días, con estampas únicas que no se repiten jamás.


Pero acá la cosa no se trata sólo de diseños y colores, sino también de ideas. Porque Vir las piensa para mujeres que quieran ser ellas mismas, que estén conectadas con sus ganas y deseos, simples, libres y felices. Y tiene algo claro: no quiere "hacer moda" con esto. Solo prendas y obras que gusten, y que trasciendan las temporadas.

"Picasso decía que la inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando. Yo creo que eso es verdad. Hay momentos y días donde fluyo más que otros. Nunca sé cuán inspirada estoy, hasta que no me pongo a pintar".


Sigamos con sus obras. Son abstractas y están cargadas de alegría, de ganas de evolucionar y crecer. Los colores que marcan su ADN son los tonos fríos, el fucsia, blanco, negro y toda la gama de flúos.

"Para mí el arte es un don que está ligado a la felicidad. Es un camino que se recorre casi sin decidirlo: viene con nosotros mismos. Los más valientes o curiosos, se animan a expresarlo y vivirlo. El artista sabe que lo es... le vibra adentro, y el que no lo puede expresar, sufre mucho. Hay que encontrar la manera propia de hacerlo".



Para que todo esto confluya, Vir tuvo que andar (y desandar) muchos caminos. Empezar, dejar, arriesgar, equivocarse, acertar, probar. Diseñó calzados, carteras, hizo vidrieras, y hasta fue productora de moda en la revista del diario La Voz del Interior (entre muchos talleres, clases y workshops). Hoy está convencida de que para vivir de lo que a uno le gusta se requiere de valentía, rebeldía, y una vibra especial que hace que puedas transformar tu profesión en tu estilo de vida (qué lindo eso).

"Hay gente que cree que las personas que vivimos de lo que amamos, no tenemos miedo. O que es fácil. Pero no es así. Nos caemos muchas veces, y volvemos a levantarnos. Ahí está la magia. Si puedo dar un consejo: sigan su instinto, pero sean conscientes de que se trata de un negocio. Disciplina, puntualidad, respeto, trabajo duro y humanidad, son la clave. Además de ser siempre fieles a nosotras mismas".


El dato: Vir está armando la tienda on line www.virborri.com donde vas a encontrar todo: desde los proyectos personales (como pintar delantales para bares de Córdoba), hasta la venta de remeras, y obras de arte. También podés chusmearla (y seguirla) en Instagram o en Facebook, y ver su proceso creativo. Eso me encantó: en cada foto hay vida, conexión, y una historia que contar. Pero sobre todo, alguien detrás 💗 (Ah... y hace envíos a todo el país 🙌).


#MasApasionadas

Hace un tiempo me convocaron de VER para escribir en su blog Lookeate 🙌. La propuesta me encantó porque me identifico muchísimo con la marca, y más desde que trabajan con el concepto de vestir #MujeresApasionadas. Así que desde hoy, me sumaré al equipo con notas relacionadas a la creatividad, a la pasión como motor de nuestras vidas, las ganas, los miedos, la búsqueda del propio deseo, y más. Mi deseo es que cada post sea una invitación a repensarnos como mujeres y ser cada día #MasApasionadas

Más abajo, el primer post!


#MasApasionadas

Hay un escrito que está dando vueltas desde hace tiempo por el mundo virtual, y cada tanto resuena en mi cabeza. Es de un psicoanalista que –lejos de recetar antidepresivos-, recomienda a sus pacientes angustiados y deprimidos, buscarse un amante. Pero no en términos de “infidelidad”, sino un amante como sinónimo de tener un motivo de vida, algo que les apasione hacer, que ocupe sus pensamientos y los llene de ganas.

Siendo esta mi primera nota para Lookeate, en donde la idea es empezar a sumarle contenido al mensaje de #MujeresApasionadas que tiene la marca, me pareció un puntapié muy lindo, para hablar de las pasiones como motores de nuestra vida. Y para repetir eso que en el fondo sabemos, pero a veces olvidamos: no necesitamos encontrar “grandes cosas” para ser felices, simplemente hay que buscarle un sentido a nuestra existencia, un propósito.

Para algunas puede ser una actividad creativa como pintar, dibujar, hacer origami, crear letras, tejer, bordar. Otras lo encontrarán en un deporte o actividad física. Seguro haya quienes lo tengan en su pareja, en sus hijos, en su trabajo, en la música, la danza, la amistad, la naturaleza, el cine, o hasta en la decoración.

No importa dónde o en qué, la clave está en poder darnos el tiempo y el lugar para “hurguetear” en el alma hasta dar con lo más propio, aquello que sentimos que combina perfectamente con quienes somos (así como debería ser también en la moda, ¿no?). Porque hacer (y ser) lo que amamos, trae salud mental y física. Y ni que hablar cuando podemos integrar placer-trabajo (una idea cada vez más instalada). Es que -creo yo-, lasatisfacción personal y laboral no deberían administrarse por separado. La clave está en empezar a integrarlas.

Hay un libro que se llama “Encuentra tu elemento” (de Ken Robinson), súper recomendable. Para el autor, “estar en nuestro elemento” consiste en poder desarrollar actividades con las que nos sintamos a gusto, y que resuenen en nuestro interior de una forma tan intensa, que nos hagan sentir plenamente identificados con nuestra vida. Tiene que ver con encontrar el punto en que nuestras aptitudes y pasiones coincidan.

Tal vez ésa hoy tenga que ser nuestra búsqueda. Y para transitarla hay que desandar caminos, desatar nudos, replantear creencias, repensarse y reinventarse, soltar, y permitirnos estar –por un rato aunque sea- en esa licuadora emocional que a veces es la vida.


¿Alguna vez se pusieron a pensar qué cosas hacen sólo porque les da placer? Pueden seguir leyendo acá

Un tatuaje sobre el amor que sana


Hace dos meses me sacaron un melanoma maligno del brazo, cáncer de piel. A partir de ese día, mi vida quedó entre paréntesis, como "en pausa". Empezaron las consultas médicas, los prequirúrgicos, y el jueves 1 de Junio, la segunda cirugía. Me volvieron a abrir la zona para "ampliar márgenes" y quedarnos tranquilos de que no hubiese más células cancerígenas. Pero además, me extirparon tres ganglios de la axila (estudio del Ganglio Centinela), para asegurarnos de que el tumor no hubiera hecho metástasis.

Vestite feliz




Toda la vida escuché la frase "somos lo que comemos". Pero en el último tiempo, creo cada vez más que somos lo que leemos, lo que escuchamos, lo que compartimos, lo que usamos, lo que escribimos, y lo que "mamamos" desde la cuna. En el caso de Agustina Saquer, la de ella estuvo siempre rodeada de lanas, colores, ovillos y agujas. Claro, su familia es dueña de una importante marca de hilados (Milana, ¿la conocen?), así que el dato de que hoy tenga su propia marca de ropa (y sweaters divinos), no es el azar.
© Paz Berri • Theme by Maira G.