La cocina del alquimista

Hay gente a la que le resulta muy fácil contestar la pregunta "¿Quién sos?". Enseguida responden: "abogada", "contadora", "médica", "docente". Pero hay otras (les confieso que son mis preferidas), a las que siempre les cuesta definirse. Porque sienten que son tantas mujeres, tantos deseos entremezclados, y tantas ganas de cambio, que la cosa las hace titubear. Éso le pasa a Belén, la creadora de Milenrama, una tienda de especias, tés, ayurveda y astrología, que visité hace poco y me e n c a n t ó.


Desde chica la cocina la conectó de manera profunda con el mundo. Se formó en el Instituto de Cocina Profesional “Mausi Sebess", y trabajó en restaurantes, caterings y de manera independiente durante muchos años. El dato es que fue ese vínculo cercano con el alimento, el que la hizo indagar acerca de los efectos en nuestro cuerpo-mente. Y después de mucho andar, llegó a la Medicina Ayurveda (se formó en la Universidad Maimónides), y con ella todo el amor por las hierbas y especias. En ese contexto nació Milenrama, un hermoso espacio que fusiona todos sus oficios, pasiones y amores, abierto para la producción, venta y enseñanza.

Belén, ¿Cómo  surgió Milenrama?
Por el año 2012, decidí ir dejando poco a poco el agotador trabajo en restaurantes, y gestar mi propio proyecto. En ese momento vivía en las sierras, rodeada de monte, hierbas y árboles, y en aquel entorno inspirador fui sembrando la esencia de lo que hoy es Milenrama: un lugar abierto a la gente, de elaboración y venta de blends de especias, hierbas y té, en el que además doy diversos talleres y servicios. Es un espacio vivo, en movimiento, donde se cocinan siempre diferentes propuestas, pero con un mismo fin: el vínculo con la naturaleza única que se desarrolla en cada uno de nosotros.

Contame de las especias...
Yo muelo mis propias especias con ingredientes que brinda la naturaleza. Son semillas, cortezas, frutos, bayas, savias … diferentes partes de árboles y plantas que se usan, generalmente, para saborizar alimentos. Por las potentes propiedades medicinales que tienen, suelen usarse también para diferentes preparaciones terapéuticas como infusiones, decocciones, aceites, churnas o “polvos”, píldoras, etc. Cada especia es única. Pero siempre recomiendo, a quien no tiene acostumbrado el paladar, comenzar con hierbas aromáticas: tomillo, albahaca, estragón, salvia, romero.

¿Y después cómo seguimos?
Luego pueden  incorporar el picante, en baja cantidad, con alguna pimienta negra, o con ajíes como la cayena que además son muy ricos. También si se animan pueden sumar otros sabores como las semillas de mostaza, cardamomo, jengibre, ajo, canela, o coriandro, que quedan bien con todo. Lo importante es ir probando de a poco, así el cuerpo va integrando el sabor, y el paladar (¡y la mente!) se van expandiendo.


¿Y los tés?
Para los blends de té, uso como base té orgánico en hebras de la provincia de Misiones: negro, rojo, verde y también Rooibos de Sudáfrica. Hago las mezclas con diferentes hierbas, flores, especias, combinándolos principalmente por los sabores y aromas, pero teniendo en cuenta también, la parte terapéutica. Por ejemplo, trato de no mezclar ingredientes que tengan propiedades opuestas. Tampoco uso saborizantes ni aromatizantes en el té. Todas las frutas, las flores, las especias son de verdad. Ésta es la diferencia principal con el té que tomamos en saquito.
 
Pero además hay como una cosa mágica en el hecho de preparar el té en hebras...
Totalmente. Y es una opinión personal, pero hay algo muy sensible que se juega en el ritual de preparar el té en hebras. Desde el ver lo que estamos preparando, las hojas, las flores; sentir el perfume que desprenden al calor del agua, el tiempo de espera. Por ahí son cinco minutos, pero cinco minutos en los que estuvimos presentes, y eso es un montón.


¿Cuándo te iniciaste en el mundo del Ayurveda y por qué?
Hubo un momento en el que todos los mundos que venía investigando por separado, desembocaron en el Ayurveda. Es el sistema holístico de salud más antiguo, que considera al ser en todos sus cuerpos: físico, mental y espiritual. La Medicina Ayurveda sostiene que cada ser vino al mundo a cumplir la verdad de su alma, y que para ello necesita gozar de un cuerpo y una mente saludables. Por eso es una medicina holística y “natural”: porque propone  vincularnos en armonía con nuestra tierra y con todo el universo, creando salud en todos los niveles. ¿De qué forma? A través de rutinas y hábitos saludables y adecuados al biotipo de cada una/o, a la estación del año, al momento de la vida. Estas rutinas incluyen el alimento, el uso de especias y hierbas, el descanso, el ejercicio físico, la meditación y muchas cosas más.

¿Y lo de la astrología cómo surgió? 
Cuando hace unos años me hice mi primera lectura de carta natal, se me reveló una verdad muy profunda que me reconcilió conmigo y me trajo paz. Ahí decidí seguir estudiando para compartir esto con muchas personas más. Así que a todo lo que charlamos, se le suma que también brindo sesiones de carta natal y revolución solar. La primera, es la carta del cielo en el momento del nacimiento, estructura energética que nos acompaña por toda la vida. La segunda, es una lectura que trata sobre las energías disponibles para experimentar durante todo el nuevo año, después de nuestro cumpleaños.

Contame de los talleresde hierbas y especias
Al día de hoy tengo tres propuestas de taller: El Mundo de las Especias / El Mundo del Té / La Cocina del Alquimista. Los tres son teórico-prácticos, y tienen una gran parte manual y experimental, donde hacemos varias preparaciones con especias, hierbas y té, eligiendo y probando los ingredientes, las mezclas propias y las de los compañeros. “La Cocina del Alquimista” tiene agregado un módulo de Medicina Ayurveda, y los preparados que hacemos son en base al biotipo de cada participante. Todos están dirigidos al público en general, y no se necesita ningún conocimiento previo.


******

Belu me decía que la idea de estos talleres-encuentros, es CREAR con todos los sentidos. Hay toda una cosa sutil que se mueve en su espacio: no sé si son las plantas, las especias, las hierbas, su energía, o los aromas. No sé si es eso que siempre decimos del disfrute de lo simple, del compartir. Me fui de ahí sin poder dilucidarlo. Por eso a las que estén interesadas, las invito a que lo experimenten, y después me cuentan. Quizá juntas le sacamos la ficha a Milenrama. O quizá mejor no. Prefiero que siga siendo "pura magia".


DATOS
El taller está ubicado en Belgrano (Av. Federico Lacroze 2185 - FORMA Taller, Capital Federal), en un espacio compartido con tres mujeres creadoras que producen, venden y dan clases. Permanece abierto de lunes a viernes, de 12 a 19 hs. y se puede visitar con cita previa.
En Instagram: www.instagram.com/milenrama_
Mail: mundomilenrama@gmail.com
FB: www.facebook.com/milenrama.menesteres

Esta semana Olivia llegó del colegio contándome un cuento que les habían narrado. Se trataba de un perro que se llamaba Rufus, pero que se portaba tan pero tan mal, que como lo vivían retando, él creía que se llamaba "NO" (Claro, es que siempre escuchaba: "Rufus NO hagas esto", "NO toques aquello", "NO te subas ahí", "NO muerdas allá"). En casa nos reímos, y enseguida miramos al pequeño Bautista (Sí, el de la foto). "Cualquier similitud con la realidad, es pura coincidencia", pensé. Es que tantas veces me pregunto hasta dónde marcar la cancha, y en qué momentos hacer "la vista gorda". Supongo que les pasa. Nos pasa a todas.

Por eso me encantó charlar este mes de LÍMITES con Tati García Ruhstaller. Para las que no hayan leído la nota anterior, Tati es psicopedagoga, y está todos los meses en el blog hablando de estos temas que tanto nos involucran (en cuerpo y alma), como mamás. Preparensé un té de tilo (ja!), y tomen nota:

Tati, ¿Qué son los límites?
Hablar sobre límites pareciera ser un tema fácil, sin embargo no lo es. Cada autor y cada familia lo define a su manera y con su estilo. El "límite" viene del latín y significa “borde”. El límite enseña que “no se puede todo”, que no basta desear para tener o hacer. Nos muestra que hay “leyes”, pautas, un orden. Cuando ponemos límites claros enseñamos a “elegir “. Es importante que marquemos esos bordes, y que desde niños, nuestros hijos incorporen tanto un “si” como un “no”. El tema de los limites es crucial y necesario si hablamos de una crianza sana.

¿Qué pasa con los padres que a veces no ponemos límites para evitar el conflicto?
Hay que saber que los límites no son negociables. Cuando los límites son claros, sostenidos y cumplidos en el tiempo, los niños ya no nos van a desafiar. Cuando ellos comprenden que los límites no se negocian, solo nuestra palabra basta. No habrá gritos, ni llantos, ni momentos de nervios. Eso dependerá de que nuestro accionar sea siempre coherente y sostenido. No podemos ceder algunas veces y otras  no, porque eso confunde. Es importante ser lo más repetitivos posible en nuestras rutinas. Esto da “orden” y el orden da rutina y seguridad.

A veces el NO, funciona como un "fantasma" para los padres...
Decir NO a un niño suele angustiarnos mucho. Sobre todo porque nos duele tener que escucharlos llorar o “verlos tristes”. Siempre es importante mantener una conducta coherente entre los padres (y no que uno acceda y el otro no). Lo importante es la firmeza ante aquello que creemos que no puede ser negociable, aunque el pequeño llore, patalee, o nos deje de hablar por una semana (en edades más avanzadas). Un límite no es negociar. Es claro, conciso, y a veces sin tantas explicaciones mediante.

Muchas veces los padres nos ponemos a la misma altura de los hijos, y eso no es bueno. ¿Vos cómo lo ves?

La relación entre los padres y los hijos tiene que ser “asimétrica”. En esto suelo hacer bastante hincapié, ya que a menudo me encuentro con padres que parecieran ser más “amigos” de sus hijos que “padres”. Lo que deberíamos pensar como adultos responsables de nuestros hijos, es que ellos nos necesitan en esa función, en ese rol. Ellos necesitan “padres” presentes, que acompañen y apoyen. Acompañar implica hacerlo con responsabilidad, con tiempo, con escucha, y con mirada atenta. Y con límites.

¿Y en cuanto a la era del "YA"? Nos piden todo, queremos dar todo, y no sabemos frenar...
No podemos ni debemos “complacer todos sus deseos”. Sus deseos, como tales, deben ser buscados, “esperados” y obtenidos con esfuerzo. Más allá de nuestra economía, brindarle todo “ya” anula a nuestros hijos. Le anula la capacidad de esperar, de ansiar y de desear. Y el deseo es el motor de nuestras vidas. Lo que se gana con esfuerzo, con dedicación y con espera, es realmente más apreciado, más disfrutado y más valorado.

¿Cómo sería poner límites con amor? A veces en lo cotidiano salen los gritos y se desata el caos...

Así es la paternidad. Por supuesto que hay momentos que nos encuentran más cansados y con menos posibilidad de actuar con “estrategia”. No hay padres perfectos y educar es transitar ese camino, que en ocasiones es sinuoso. Habrá gritos, habrá retos desmedidos, y luego reflexionaremos y volveremos a la calma. Pero es importante que de esa experiencia aprendamos juntos. Esto ayuda a que les podamos hacer una advertencia la próxima vez antes de que se desate el caos. Ahí podremos decirles:
"¿Te acordás lo que pasó la última vez que tuve que pedirte cinco veces que te vayas a bañar? Bueno, la idea sería que no pase lo mismo". A medida que ellos sepan que cuando exigimos algo, eso va a ocurrir, los gritos, enojos y momentos de furia van a ir desapareciendo, porque nuestra palabra sola bastará.

¿Hay veces que podemos "hacer la vista gorda"?
Sí, estoy de acuerdo. Yo utilizo mucho la frase “elegir las batallas”. No se puede estar en batalla constante. Hay que ir de a poco, seleccionando las batallas que nos parecen importantes y dejando otras atrás, no se puede abatallar todo el tiempo.

********
"Ser padres no es una tarea fácil", me dijo Tati. Y claro que lo comparto. Creo que es el trabajo más difícil y hermoso que me tocó hacer hasta ahora. Qué bueno sería poder aprender a poner el límite justo siempre, sabiendo que ser padres también implica equivocarse. Ojalá podamos.

A Tati podés seguirla en Instagram en @crianza_y_aprendizaje o escribirle a tatiruhstaller@gmail.com ¡No dejes de consultarle por sus charlas de crianza! Tiene consultorio en zona norte (Buenos Aires). ¿Algo más? Estate atenta porque la próxima nota (de Julio) será acerca del juego, el aburrimiento, y los mejores programas para las vacaciones de Invierno (que no implican necesariamente andar a las corridas ni desembolsar un dineral). ¡A no enloquecer!
Que los hijos no traen un manual abajo del brazo, ya lo sabemos. ¡Pero qué bien nos vendría! Porque convengamos que ser padres es uno de los mayores desafíos de la vida. Y cada vez más: hoy avanza y cambia todo tan rápido, hay tantos estímulos, tantas formas de crianza, tantas preguntas sin respuesta. Entonces nos pasa que a veces podemos mirar para adentro y sólo confiar en nuestro instinto de madres/padres, y otras -varias-, necesitamos sumar alguna voz extra que nos acompañe en el camino >>> Así conocí a Tati García Ruhstaller (Ella 👇)


Tati es psicopedagoga, y acompaña a niños y sus familias en la crianza y el aprendizaje, con una mirada que me gustó mucho: la de sostener que cada chico es único y tiene una historia que contar. Con ese “mantra” como guía, trabaja desde 1995 en un colegio muy reconocido en zona norte (Buenos Aires), y tiene su propio consultorio en Acassuso. Está felizmente casada y es madre de tres hijos varones (Hipólito es el de la foto 💙). Y un dato muy piola: hace poco empezó a dar charlas sobre crianza, en donde aborda temas como los límites, los distintos modos de crianza, la necesidad de que los padres ocupemos el rol que nos corresponde, y la importancia de la escucha. De todo esto, empezamos a hablar. Y vamos a seguir, porque la idea es que Tati esté una vez al mes en el blog, trabajando alguno de estos temas que tanto nos atraviesan (el cuerpo y el alma), cuando criamos. No te la pierdas.

Tati, ¿Qué es lo que más escuchás en el consultorio?

Lo que veo y escucho básicamente en el consultorio y en el colegio, es que fueron cambiando los “modos de crianza”. Se pasó del autoritarismo a la libertad extrema, sin encontrar un equilibrio sano en el medio. Entonces, ayudar a los adultos a encontrar ese equilibrio, es crucial para un desarrollo sano del niño, que después va a devenir en adolescente.

En general cuando los chicos son chicos, no pensamos tanto en la adolescencia. Es interesante que lo destaques…
Es que todo lo que hacemos de chicos, resurge en la adolescencia con mucha fuerza. Por eso es vital que desde temprana edad criemos con límites claros, conservando la jerarquía padres-niños. Ellos necesitan el lugar de hijos, y padres presentes que ejerzan su función. No “padres amigos”, porque el que se convierte en “amigo” de su hijo, ha perdido el rol que le corresponde, y ese es un verdadero problema: los chicos quedan a la deriva, sin rumbo, “huérfanos de padres”.

¿Y en qué lugar deberíamos pararnos como padres?

Los padres tenemos que estar atentos, acompañando y brindando una relación amorosa para que los niños encuentren en nosotros “alguien en quien confiar”. Debemos ser creíbles, tener escucha, y mostrar empatía. Si los niños encuentran en los padres acompañamiento y dedicación, van a volver a nosotros porque seremos una fuente confiable para ellos. Si por el contrario, no los escuchamos, o los juzgamos, o mostramos ciertos temas como “tabú” en el hogar, seguramente no vuelvan. Callarse, evadir, ignorar, también es una respuesta.

¿Cómo podemos ayudarlos a manifestar sus sentimientos, a que digan lo que les pasa?
Lo más importante en las edades tempranas, es poder poner en palabras lo que ellos aún no pueden. Establecer diálogos, hablarles, leerles. Los libros siempre son muy buenos disparadores, y no sólo por el desarrollo del lenguaje, sino por el vínculo que se genera. Y en el caso de los sentimientos, poner palabras aliviará su sentir, porque ellos no están preparados para hacerlo. Poder decirles: “Yo creo que vos estás angustiado porque el perrito se murió y lo extrañás mucho” a ellos los va a calmar. Y posteriormente mostrarnos empáticos: “A mí me pasaría lo mismo que a vos…”

A veces no es fácil, con el ritmo de vida que llevamos…
Ayudarlos a manejar sentimientos no es tarea fácil, pero sí necesaria. Darles el espacio y la escucha es el primer paso. Mostrarnos“abiertos” a conversar todos los temas es fundamental. Poner palabras cuando no pueden hacerlo es crucial. De esa forma uno los va aliviando, aunque no “quitando” la angustia o frustración. Eso es algo que deben transitar. Nuestra función es darles herramientas y estrategias para que puedan lidiar con los sentimientos de la mejor manera posible. Ellos van a aprender de estas experiencias.

Vos hablás de “pasar tiempo” con ellos, sin tecnología de por medio. ¡Gran desafío!
Siempre hablo de “pasar tiempo con ellos”, pero tiempo de verdad: sin tecnología. Que los niños vean y sientan que en ese momento lo más importante “son ellos”, “ese momento”. Jugar con ellos mientras contestamos mensajes, no es “jugar con ellos”. Cenar en la mesa contestando chats, no es “cenar con ellos”. Esos momentos no solo no cuentan como “estar con ellos” sino que “restan”, porque de eso aprenden.

¿Cuál sería tu propuesta?

Es lógico que no podemos desechar la tecnología de nuestras vidas, pero sí administrar su uso. Enseñarles en qué momentos sí, y en qué momentos no. Siempre recordando que aprenden de nuestro “ejemplo”. Cuando jugamos con ellos, les leemos, vamos a la plaza, conversamos, o comemos, el teléfono tiene que estar directamente apagado o fuera de nuestro alcance, para que “ese momento” sea “con ellos” literal.

Por último, contame de las charlas que empezaste a dar
Las anuncio siempre en Instagram. Son “encuentros” (desayuno por medio), en donde pensamos juntos. Propongo un espacio para reflexionar sobre distintos temas de la crianza. Escuchar a otros y escucharse es una actividad interesantísima y nos enriquece mucho.

¿Querés contactarla? 
Podés seguirla en Instagram en @crianza_y_aprendizaje o escribirle a tatiruhstaller@gmail.com

Laura Ro: Amuletos de Amor

(Nota para el blog de Eau Thermale Avene)

Laura Ro supo darle una vuelta de tuerca a la joyería tradicional, y trabajar cada alhaja desde un lugar más simbólico creando amuletos de amor. Hace collares, anillos y pulseras, con una impronta súper artesanal y emotiva. Todas representan o simbolizan algo. ¿Lo más lindo? Podés diseñar tu propia pieza personalizada. Conocela.


Laura Ro se vincula con el metal desde chica a través del juego. Su primer contacto fue con las chapitas de espumantes en las fiestas: las juntaba, despintaba, aplanaba martillando, y hacía pulseritas y collares que vendía con una amiga en su Rosario natal. Unos años después, estudió Bellas Artes y participó de talleres vinculados a la joyería y el grabado. Así nació Laura Ro Joyas. ¿El dato? Hoy expone y comercializa sus joyas en el mundo, y va trazando lo que ella llama “La ruta de las joyas”. ¿Te contamos?

¿Cómo son tus colecciones?
Trabajo mucho con Muñecas. Representan a las mujeres de las distintas culturas de nuestro país: mujer mapuche, toba, andina, mujeres todas. Hago un modelo que se llama Muñeca con Guagua que representa la maternidad. Otro al que denomino Hilos de Muñecas que está relacionado a los nacimientos (cada nena o nene está vestido con una pollera o pantalón hechos con hilos de colores). Hay Muñecas Hiladas, inspiradas en las muñecas antiguas de la cultura andina. También me encanta incluir en los diseños cardones, cactus, y todo lo relacionado a los animales y la naturaleza.


¿Cómo te inspiras?
Trabajo con diferentes materiales de la tierra: semillas, barro, chaguar, fieltro, piedras, plata y bronce. Adoro ir a mercerías, y si son de otra época mejor. Cuando viajo busco siempre galones vintage, botones, cintas, hilos, todo aquello único, diferente, fetiche, que pueda fusionar con el metal. Me inspiro en diferentes lugares y culturas, en los viajes, en lo cotidiano, personal y social. La vida misma es la mayor fuente de inspiración. Tengo mis cuadernos de bocetos donde voy dibujando, diagramando e investigando.

¿Cuál es el valor agregado de poder hacer piezas a medida?
Hay una parte de mi producción que dedico a las piezas personalizadas. Hay una interacción con la persona a través del diálogo virtual por medio de las redes sociales, básicamente facebook, en donde me consultan y cuentan lo que les gustaría que les haga. Así es como trabajo amuletos inspirados en los hijos, las madres, las abuelas, una amiga, perros, gatos, novios. Cada persona me cuenta qué quisiera llevar diseñado en un collar, en un anillo o pulsera, hago el boceto y empiezo a trabajar.


Debe ser la parte más linda…
A partir de esto, suceden realmente cosas mágicas y fuertes que emocionan. Es algo que me nutre diariamente y apasiona. He tenido devoluciones inesperadas, como regalos a través de un cadete por medio de envío, cartas, situaciones de cosas que sucedieron a raíz de la joya, videos, fotos de las personas enjoyadas, cosas hermosas.

Contame de la “Ruta de las joyas”

La ruta de las joyas son los viajes que hago de ventas de joyas, ventas mayorista a tiendas. Desde hace años recorro cada rinconcito de nuestro hermoso país, llegando a tiendas en donde incorporan mis piezas. En estos viajes de tanto tiempo y recorrido aprovecho a conocer cada lugar desde su cultura, gastronomía, naturaleza y sus distintas actividades productivas y de interés. También aquí es donde encuentro distintos materiales que luego incorporo en las piezas.

El packaging en el que entregás los productos también es muy especial…
Hago cajitas de origami con papel de mapas de descarte haciendo alusión a la ruta de las joyas. Es un detalle hermoso.

¿Qué sentís de poder vivir de lo que amas?
Siento que soy feliz, vivo de mi pasión, que es una bendición.


¿Y vos en qué te inspirarías para diseñar tu propia joya de amor?

Más info 
Mail: info@laurarojoyas.com
Instagram: @laurarojoyas


                    

Animate al cambio

Cuántas veces nos pasa que a nivel laboral sentimos que queremos cambiar, y no sabemos bien por dónde empezar. Hay algo que nos incomoda, pero reconocerlo -tal vez- sería muy agotador. Entonces elegimos seguir como estamos. Al tiempo, la "alarma" vuelve a sonar (claro, no es tan fácil engañarnos a nosotras mismas). Es como si estuviéramos en una "calesita emocional", muy difícil de frenar. Y necesitamos que alguien nos ayude a bajar. Ése es el trabajo de Caro Brinusio: el de sostener búsquedas, ayudarnos a pensar, a preguntarnos, a imaginar qué pasaría "si...", y a espantar miedos.


Caro es consultora en Recursos Humanos desde hace muchos años, y brinda asesoramiento en cambios laborales. ¿Qué significa esto? Nos ayuda a mirar nuestro propio mapa de vida + el mercado actual, para redefinir el camino: ya sea porque no nos gusta lo que hacemos, porque queremos armar un plan de carrera distinto, o necesitamos definir nuevos objetivos laborales. Trabaja en forma individual, o a través de charlas y talleres grupales muy piolas, que acompañan estos procesos de cambio. Conocela.


Caro, contanos un poco de vos
Llevo 20 años de experiencia en el mercado laboral: 14 como responsable de RRHH,  y seis como Directora de DOSrh. Mis años en empresas me dieron la oportunidad de conocer vínculos en organizaciones, y aquellos en DOSrh, me han enseñado lo que es emprender, y dar a luz un proyecto de manera independiente. Actualmente me desarrollo como consultora independiente y dicto charlas y talleres para quienes estén con temas de cambios laborales.

¿Cuál sería tu rol ahí?
Lo que hago es acompañar a las personas (generalmente mujeres), en todo ese proceso de cambio. Vemos desde cómo modificar el CV, hasta cómo plantear objetivos, replantear la carrera, trabajar fortalezas, o comenzar a emprender. Para todo esto, me apoyo en mi carrera de grado (Licenciatura en Relaciones del Trabajo), en el PNL, pensamiento analógico, y en mi experiencia como docente en la Universidad del Salvador. Siempre trabajo con la parte profesional + la humana, así detectamos cuáles son los recursos con los que cada uno cuenta, para brindar lo mejor de sí mismo.

¿Por qué crees que estamos en un momento donde hay más necesidad de cambiar de trabajo o de buscar otras formas?
Desde hace tiempo que la sociedad ha cambiado, y hay ciertas estructuras "rígidas" que están quedando atrás. Hoy por ejemplo, si querés podés trabajar en un país y ofrecer servicios a otros países, sin la necesidad de moverte ni mudarte. En paralelo considero que tenemos una mirada más amplia y más hacia uno mismo. También hay más inquietudes y más posibilidades para poder cambiar. Hoy es más natural decir "esto no me va, o esta estructura no me cierra". Y hay mucho para hacer.

¿Cómo es tu metodologia de trabajo?
En este proceso intento adecuarme al modo de cada persona, realizando ejercicios diversos: desde un "Foda", hasta amasar pan. Desde ahí pueden surgir diversas situaciones y emociones. En cada encuentro -que pueden ser cara a cara o por Skype-, vamos planteando objetivos deseables. No tengo un método detallado y pragmático, ya que cada individuo necesita algo en particular.

¿En qué consiste el Taller "Quiero cambiar de trabajo y no sé por dónde empezar"?
Lo hago dos veces al mes e intento que sea lo más flexible posible, y en un espacio que me permita armarlo como una "charla entre amigas". La intención es agrupar a diversas mujeres únicas, pero con muchos temas en común: el trabajo y la maternidad, la necesidad de armar un trabajo en forma independiente, las ganas de crecer laboralmente, las dudas ante una búsqueda laboral, y mucho más. Lo que hacemos es compartir experiencias laborales en grupo, temas que generan dudas, conflictos, y todo aquello que sentimos que nos impide avanzar.


Hoy se habla mucho de “seguir el deseo propio”, “hacer lo que te gusta”, “seguir el corazón”. ¿Es así solamente, o a esto hay que ponerle también la cabeza? 
En este punto lo que te puedo decir es que no todos somos iguales. Y lo que me sale decir es: "Ojo con las nuevas tendencias". Conozco muchas personas que son felices y aman lo que hacen en empresas con 15 años de experiencia. No siempre hay que estar cambiando. Lo que hay que entender es que a veces son momentos: hay algunos donde se debe priorizar el ingreso de la plata antes que el corazón, y otros en los cuales podés dedicarte más a realizarte en tu propio talento… no es algo tan fijo.

¿Nos das tips para armar el CV?
  • El CV tiene que ser concreto y honesto. 
  • Letra clara. 
  • Marcar bien las páginas (idealmente no más de dos hojas). 
  • Usar colores claros. Creo que "ablandan" el CV.
  • Poner las fechas en orden descendente (es decir: siempre poner último lo que hiciste primero).
  • Incluir una parte de hobbies es siempre agradable, y ayuda a entender un poco más a esa persona. 

Para las que estén pensando en todo este entramado de ideas, les cuento que Caro dará una charla/taller en breve. Podés chusmear más de ella en sus redes, y consultarle por fechas: 

Instagram: @carolina_brinusio
Facebook:  Dos RH
Mail:  carolina.brinusio@gmail.com 
Linkedin: cbrinusio

¿Están preparadas para emprender el cambio?
© Paz Berri • Theme by Maira G.