De chica nunca fui amante de las zapatillas. No me pregunten por qué, pero las que me conocen me recordarán siempre de chatitas, ojotas, sandalias... nunca en zapatillas (¡lo que me perdi!). Sólo las usaba para ir a gimnasia del cole (porque no recuerdo tampoco haber sido muy deportista ¡Ja!), y obvio de jogging.

Pero hace unos años en mi vida hubo un antes y un después. Después de un "fashion emergency" que me hicieron mi mamá y mi hermana (algún día esta experiencia se convertirá en nota), empecé a probar andar por la vida en zapatillas. Y qué bueno que estuvo. Encima ahora que son de lo más canchero.

El datazo que surgió como tendencia en los últimos años es que podemos llevarlas con jeans, tapados, polleras, vestidos y hasta para salir. Hacen furor y cada vez surgen modelos más lindos. Yo salí a chusmear cuando empezó la temporada (de zapatillas obviamente), y fui tomando nota de todo lo que se viene (¿o se vino?). Hay con tachas, brillos, hebillas, en animal print (mis favoritas), cuero, mix de texturas, estampas súper originales, y toda la onda para un look casual y urbano.

Para training ví modelos bien livianos, con suelas flexibles, y un material que no es ni cuero ni tela. Es como una malla perforada (Adidas tiene unas que se llaman Core Grace y están buenísimas). Les juro que sienten que andan de pantuflas. ¡Aplausos para esta comodidad hecha zapatilla! También se ganaron mi corazón los modelos que lanzó Topper en alianza con Pesqueira. Esta vez estuvieron trabajadas bajo el concepto de "Aventura": estampados inspirados en la jungla, el bosque, la selva africana, el desierto. Las tengo puestas en las fotito-collage más arriba.

Y no dejemos de lado a las más cómodas que también se ganaron mi corazón: las panchas (las que están en la foto son de Move Now, una marca que a través de su página web te invita a diseñar tu propio calzado (es lo más). Pero no todo termina acá. Aunque no lo crean, este año fue la primera vez que probé usar las tan famosas Converse (es que recién me estoy poniendo al día con este amor por las zapa).Son un viaje de ida. Te las ponés y no te las querés sacar más.

¿Con qué hashtag acompañarías esta nota? Creo que va #MiVidaEnZapa