Les conté por ahí que siempre fue cero tecnológica y que me costó mucho meterme en este ciber espacio donde todo se hace a través de un teclado, o un smartphone. De a poco me fui poniendo a tono, lo que significó un "viaje de ida" (sí ya sé, las que me conocen no pueden creer lo que están leyendo). Ahora que tengo celu nuevo con todos los chiches no me para nadie. Con las fotos estoy como loca. Y como todas andamos medio en la misma (que levante la mano la que no), pensé que estaría bueno tirar algunos tips para optimizar las que sacamos con nuestros teléfonos.

Así que lapicera y cuaderno en mano (y celular, obvio), me junté a charlar con Martín Errante, gerente de producto Motorola Mobility, y me tiró varias puntas muy piolas para tener en cuenta y aprovechar la cámara al máximo. Tomá nota:

1. Definir encuadre: lo primero que tenemos que decidir es nuestro centro de interés, y el encuadre que queremos darle a la fotografía: horizontal o vertical. Una misma imagen puede transmitir distintas sensaciones según el encuadre que le demos. El horizontal suele dar sensación de amplitud o serenidad, mientras que el vertical es más dinámico.

2. Cambiá el punto de vista: no hagas las típicas fotos todas iguales desde tu posición natural estando de pie (no seas fiaca). Agachate en el piso, subite a algún punto elevado, o lo que sea que se te ocurra. Cualquier posición diferente de la clásica aportará un nuevo punto de vista a tus fotografías.

3. Rellená el encuadre: rellená el encuadre con el protagonista y elimina todo lo que moleste en la imagen, acercate si es necesario y no dejes espacios vacíos. En el caso de las selfies, cuánto más amplio es el ángulo de la cámara frontal, más gente entra.

4. Limpiá el lente periódicamente: aunque parezca una obviedad, las mejores fotos pueden ser arruinadas por la suciedad del lente. Para evitar cuerpos extraños y nubosidad en tus imágenes, limpialo regularmente con una tela húmeda.

5. Acercate al objetivo pero con cuidado: la cercanía con el objeto a fotografiar suele dar por resultado imágenes más nítidas y encuadres mejor logrados. Siempre que puedas, es preferible acercarse que utilizar el zoom. Eso sí, tené cuidado para que no se proyecte la sombra del celular en el objeto en cuestión.

Y por último...usá siempre la luz a tu favor: la iluminación es tu principal aliada. Cuanta mayor iluminación haya, mejor será la definición y la calidad de la foto. Pero también podés aprovechar para jugar con las diferentes escalas de luminosidad en un mismo encuadre y así generar un clima especial a partir de la combinación entre las luces y las sombras. Y algo que todas ya sabemos pero vale recordar: nunca saques una foto de frente a la luz.

Y ahora sí...¡sonrían y dale click!